Las contraventanas, además de ser elementos de decoración estéticos, cumplen una función importante de protección de ventanas y puertas contra el mal tiempo y las intrusiones externas. Sin embargo, la limpieza y el pulido regulares son esenciales para mantener su apariencia y función. Juntos, descubriremos todos los pasos para dejar sus persianas como nuevas y conservarlas en el tiempo.

Limpiar las persianas

Limpiar las persianas puede ser una tarea desafiante, pero es necesario para mantener su hogar limpio y ordenado. Aquí hay algunos consejos para limpiar las persianas de manera efectiva:

quitar el polvo

Use un cepillo o un paño suave para quitar el polvo de las persianas.



Usa la aspiradora

Para eliminar el polvo difícil de alcanzar, puede usar una aspiradora con un accesorio de limpieza de esquinas.

Utilice una solución de limpieza

Prepare una solución de agua tibia y un detergente suave y aplíquela a las persianas con un paño suave. Asegúrate de limpiar bien tanto el interior como el exterior.



enjuagar las persianas

Use otra esponja o paño para enjuagar las persianas con agua limpia.

Seca las persianas

Use un paño limpio o una toalla para secar las persianas y eliminar las manchas de agua.

Tratar las partes metálicas

Si tus persianas tienen partes metálicas, puedes utilizar un producto específico para metal para limpiarlas y darles brillo.

Repite el proceso regularmente

Para mantener sus persianas limpias y en buen estado, debe repetir el proceso de limpieza con regularidad, por ejemplo, cada 3 a 6 meses.

Pulido de persianas: métodos naturales.

Existen varios métodos naturales para pulir sus persianas sin el uso de productos químicos.

  • Vinagre blanco y bicarbonato de sodio: Mezcle 1 taza de vinagre blanco con 1/4 taza de bicarbonato de sodio para hacer una pasta. Aplique la pasta a las persianas con un paño suave y frote suavemente hasta eliminar toda la suciedad y las manchas. Enjuague las persianas con agua limpia y séquelas con un paño seco.
  • Aceite de oliva: Aplique un poco de aceite de oliva a un paño suave y frote suavemente las persianas. El aceite de oliva ayudará a eliminar la suciedad y protegerá las persianas del óxido. Después de limpiar las persianas con aceite de oliva, enjuágalas con agua limpia y sécalas con un paño seco.
  • Agua de limón: Mezcle partes iguales de agua y jugo de limón y use la mezcla para limpiar sus persianas. El limón tiene propiedades desinfectantes y puede ayudar a eliminar la suciedad y las manchas de las persianas.
  • Jabón de Marsella: disuelva unas gotas de jabón de Marsella en agua caliente y utilice la mezcla para limpiar las persianas con un paño suave. El jabón de Marsella es suave pero efectivo para limpiar persianas.